Joyas de nuestro Jardín Botánico (I): Strelitzia Reginae, la Reina de Sudáfrica

INICIO

Joyas de nuestro Jardín Botánico (I): Strelitzia Reginae, la Reina de Sudáfrica

La Strelitzia Reginae, es también conocida como "Ave del Paraíso", o la "Flor de pájaro" por la forma en que su flor se asemeja a un pájaro, es una planta originaria de Sudáfrica, donde se la conoce popularmente como Ikhamanga.
El término científico “Stretlitzia reginae” está dedicado a la esposa del rey Jorge III de Inglaterra: la Reina Carlota de Mecklemburgo-Stretlitz que murió en 1818, siendo una gran aficionada a la botánica.

Entre otras curiosidades para conmemorar las primeras elecciones democráticas de Sudáfrica en 1994, el Jardín Botánico Nacional de Kirstenbosch dio a conocer una variedad de Strelitzia de pétalos amarillos y azules bajo el nombre de “Kirstembosch de Oro”? En 1996 está variedad cambió su nombre por “Mandelas’s Gold” en honor a Nelson Mandela.


La importancia de esta planta en Sudáfrica es tal, que incluso se conceden unos premios que llevan su nombre: la Orden de Ikhamanga (Strelitzia), es un premio honorífico instituido en el 2003 que se entrega a ciudadanos sudafricanos destacados en diversas áreas. La flor de Ikhamanga (Strelitzia) simboliza, con su particular y colorida belleza, los logros de esos hombres y mujeres sudafricanos destacados en el campo del arte, la creatividad, la cultura, la música, el periodismo y el deporte. La Strelitzia, también ocupa un lugar destacado en el escudo de armas de Kwazulu-Natal (Zululand) y simboliza la belleza de esa provincia sudafricana.
En Kwazulu-Natal, se puede encontrar también la especie “Strelitzia Nicolai” conocida popularmente como Pájaro blanco del paraíso, Gigante del paraíso o Strelitzia gigante…ya que puede superar los 6 metros de altura. Su nombre se debe al zar Nicolás I de Rusia. Esta flor gigante, se ha hecho popular en Sudáfrica pero floreció por primera vez en 1858 en el Jardín Botánico Imperial de San Petersburgo.

Se cultiva en climas cálidos y subtropicales, florece varias veces al año, debiendo estar la temperatura por encima de los 10ºC, de ahí que en las Islas Canarias en general y en La Gomera en particular ofrecen las condiciones ideales para su desarrollo. Cada tallo floral sostiene 5-8 flores formadas por grandes pétalos de color amarillo anaranjado y de tres pétalos de color azul intenso.
Necesita luz intensa, tres o cuatro horas diarias de luz solar directa, no floreciendo con luz inadecuada. Son muy resistentes al viento por lo que son muy adecuadas para jardines de zonas costeras.

Su flor es una de las que más se emplea en la realización de centros de flores.Es una planta que no requiere demasiado mantenimiento y su riego es moderado.

La podrás encontrar en los jardines de nuestro hotel, habitualmente en su máximo esplendor, nos damos un paseo por el jardín botánico?

Nueva reserva

Consultar reserva