La Gomera, paraíso salvaje de las Islas Canarias

INICIO

La Gomera, paraíso salvaje de las Islas Canarias

El archipiélago canario contiene parajes únicos que dan muestras de la biodiversidad de la zona y han sido testigos de multitud de acontecimientos históricos. ¿Sabes por qué La Gomera es conocida como la isla colombina? Fue en esta isla, situada en la parte occidental del archipiélago, donde Cristóbal Colón se detuvo a recuperar provisiones antes de partir a América en 1492. Esta y otras muchas leyendas se esconden en esta maravilloso territorio, ¿te animas a descubrir sus secretos?

Lo primero que has de saber es que La Gomera es la segunda isla canaria más pequeña y es baja en altura en comparación con sus hermanas, pero son precisamente estas condiciones las que hacen de la isla toda una sorpresa de la naturaleza. Alberga una gran variedad de parajes en muy poco espacio.

Paisajes como el acantilado de Los Órganos, un sorprendente escenario formado a partir de rocas volcánicas antiguas, cuyo curioso nombre proviene de su estructura. Un capricho de la naturaleza confirió a las rocas la forma de tubos de órganos. La vista desde el mar es cuanto menos espectacular: desde ahí podrás divisar un órgano de catedral natural fabricado por entero de roca.

Pero en La Gomera no solo encontrarás acantilados y barrancos que forman territorios inhóspitos. Los que decidan visitarla también disfrutarán de paisajes llanos que invitan a la relajación y a la calma. La vida salvaje en la Gomera es tan variada que acoge desde parajes escarpados hasta valles suaves, estos últimos cubiertos de palmeras y flores silvestres que forman un escenario de ensueño.

De entre todos estos parajes, destacan aquellos que esconden torres de roca naturales. Estas altas torres se reparten por toda la isla y son una huella más de los antiguos volcanes que dieron forma a la isla, como es el hermoso Monumento Natural de Los Roques. A día de hoy, el Roque de Agando es considerado uno de los monumentos más emblemáticos de La Gomera.

Pero de esta isla canaria no solo destaca su formación rocosa, también los bosques de laurisilva, un tipo de vegetación que cubría el Mediterráneo hace millones de años y que todavía se puede encontrar en perfecto estado de conversación gracias al clima templado de las islas. Una joya natural del periodo terciario por el que cualquiera puede adentrarse en la actualidad, siguiendo los múltiples senderos que recorren el Parque Nacional de Garajonay en La Gomera, considerado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Los bosques de laurisilva se componen de árboles que conservan su follaje durante todo el año gracias a la alta humedad y a las suaves temperaturas. Los que se adentren en el Parque Nacional de Garajonay podrán encontrar fayas, brezos, laureles y helechos, entre otros muchos vegetales, una muestra salvaje y hermosa de la naturaleza canaria. Además, lo harán envueltos en una atmósfera de cuento de hadas, porque la zona está escondida entre un mar de nubes que se acumulan unas sobre otras hasta formar una fantasmagórica niebla, producto de los vientos alisios frescos que soplan con fuerza.

La isla es territorio de biodiversidad tanto en bosques como en playas, cuyas limpias aguas resultan ser el lugar idóneo para finalizar nuestro viaje. En ellas puedes pasear, refrescarte o atreverte a sumergirte en las profundidades marinas. Las playas salvajes que contiene la isla componen un escenario único de arena negra volcánica, como en el caso de la Playa de Alojera, situada en un paraje rústico, o la Playa del Inglés, localizada en un entorno aislado, a los que los más osados han de llegar si quieren presenciar la belleza de la naturaleza canaria en todo su esplendor.

Unos paisajes inigualables que solo podrás encontrar visitándola. Anímate a descubrir las maravillas de La Gomera y todo lo que esta hermosa y salvaje isla puede ofrecerte.

Nueva reserva

Consultar reserva