En tiempos de la Edad Media antes de que la cartografía plasmara exclusivamente datos científicos, la información proporcionada por los mapas era un tanto singular, ya que en sus ilustraciones se entremezclaba historia, religión y mitología. El misterio que rodea a algunas de esas islas, ha sobrevivido en los antiguos pergaminos como si esperaran pacientemente a través de los siglos la llegada de un audaz viajero que las sacara por fin de su escondite… éste es el caso de la isla de San Borondón.

Nueva reserva

Consultar reserva