El ser humano ha recurrido, a lo largo de la historia, a todo tipo de métodos y productos para conseguir una piel más suave y más fina. Las exfoliaciones corporales, se usan para mejorar el aspecto de la piel dañada por el sol, disminuir arrugas, mejorar cicatrices de acné o varicela, y decolorar o eliminar manchas, al retirar las células muertas, estimulamos la producción de células nuevas, reduciendo los signos de envejecimiento, dándole un aspecto más juvenil a nuestra piel. Quieres saber más sobre su historia y orígenes?

Nueva reserva

Consultar reserva