Parque Nacional de Garajonay

Déjate envolver por la magia de este bosque legendario.

Hay lugares con los que sueñas, rincones de cuento que te invitan a contemplarlos en silencio, escuchando tan solo los sonidos que la naturaleza te regala. En La Gomera, se encuentra uno de estos lugares idílicos: El Parque Nacional de Garajonay.

El Parque Nacional de Garajonay debe su nombre a la leyenda de dos conocidos amantes aborígenes: la princesa gomera Gara y el hijo de un Mencey tinerfeño llamado Jonay. Dos jóvenes enamorados que, ante la desaprobación por parte de ambas familias de vivir libremente su amor, decidieron poner fin a sus vidas clavándose una lanza de madera que unió sus cuerpos, para posteriormente precipitarse al vacío desde el pico más alto de la isla.

Garajonay: Un bosque de ensueño


Déjate envolver por el encanto de este parque siempre verde, envuelto frecuentemente por un mar de nubes que le confiere un aspecto mágico.

Destaca por ser el principal exponente de la laurisilva canaria, un ecosistema milenario que proviene de la Era Terciaria y que desapareció del continente a consecuencia de los cambios climáticos producidos en el Cuaternario.

La elevada humedad y las temperaturas suaves mantienen vivo a este bosque, que ocupa una extensión de unas 4.000 hectáreas, casi el 11% de la superficie total de la isla, lo que da una idea de la magnitud de este legado de la naturaleza.

Con motivo de proteger este ecosistema, en 1981 se creó el Parque Nacional de Garajonay, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1.986.

Algo que caracteriza también al Parque es la abundancia de musgos y líquenes que recubren el tronco de los árboles, así como la cobertura de helechos debido a la elevada humedad. Todo ello, le atribuye ese aspecto fascinante, de bosque de ensueño, digno de ser contemplado.

Naturaleza milenaria


Recorrer este bosque es dar un salto en la historia. Pasear entre árboles milenarios que han resistido al paso del tiempo y a los constantes cambios climáticos es un lujo que Garajonay regala a todos sus visitantes.

Sus innumerables rutas esconden rincones de gran belleza en los que podrás observar las grandes formaciones vegetales, algunas de ellas son especies endémicas exclusivas de la isla y de Canarias.

Entre las 2.000 especies de flora existentes, destacan el Fayal-brezal seco en las zonas menos húmedas, formado por el mocán, palo blanco, barbusano, brezo y faya, entre otras.

En los húmedos valles, orientados hacia el norte, la vegetación está formada por enormes viñátigos y tiles, cuya majestuosa altura puede alcanzar hasta los 35 metros.

Sus laderas repletas de laurisilva están formadas mayoritariamente por loro, faya y aceviño, y es en sus cumbres, donde la incidencia de las nieblas es mayor, donde podemos encontrar los enigmáticos brezales de cumbre.

Un Parque repleto también de riachuelos que conforman la red de corrientes permanentes de agua mejor conservada del Archipiélago Canario.

La fauna de Garajonay


La fauna también está muy presente en todo el Parque Nacional de Garajonay que alberga más de 1000 especies, entre las que destacan la paloma rabiche y la paloma turqué.

Por ello, Garajonay es también un lugar idóneo para la observación de aves.

A lo largo de todo su recorrido, el Parque cuenta con una amplia red de equipamientos y servicios entre los que cabe mencionar un Centro de Visitantes y un Centro de información.

Además, encontrarás diferentes áreas recreativas en las que hacer un alto en el camino, numerosos miradores a los que asomarte para contemplar las majestuosas vistas, y una amplia red de senderos para que conozcas y disfrutes plenamente esta joya de la naturaleza.

¿Como llegar al parque?


Tan solo 20 minutos en coche separan el Hotel Jardín Tecina del espectacular Parque Nacional de Garajonay, que se encuentra siguiendo la carretera GM-3 hasta llegar al Mirador Degollada de Peraza, donde se coge el desvío de la carretera GM-2 para llegar al parque.

Una vez allí encontrarás diversos paseos y rutas con los que podrás disfrutar no solo de las vistas de este bosque de cuento, sino también del placer de sentir la naturaleza en vivo.

¡No puedes perdértelo!

 

Contamos contigo


Acepto la política de privacidad y consiento el uso de mis datos para el envío de información comercial y novedades.